El pasado 25 de abril celebramos uno de los talleres de la Escuela de Madres y Padres con más afluencia de asistentes. Tanto que semanas después realizamos una segunda parte con casos prácticos.

La especialista en coaching, Aldara Martitegui, nos introdujo en la manera de abordar los conflictos  con nuestros hij@s a través de la negociación. Los padres y madres presentes aprendimos una premisa esencial: negociar no significa  convencer a nuestros hijos e hijas  para que hagan lo que nosotros queramos. Para que la negociación sea fructífera las dos partes, y nosotros como padres/madres, debemos aceptar una cierta flexibilidad.

Martitegui dejó claro la diferencia entre límites y las normas. Los límites son innegociables, como los que afectan a la seguridad de nuestros hijos/as. Las normas pueden relajarse en ciertos casos y pueden aceptan concesiones.

Para Martitegui,  la mejor manera de abordar un negociación es a través de un una conducta asertiva. Eso significa ser firmes, pero no autoritarios, y utilizar el afecto y el cariño para expresar nuestras posturas.

Participantes del II Parte del Taller en la que se trabajaron casos prácticos

En ese sentido la especialista en coaching compartió con los asistentes una metodología que comienza con la escucha activa con el hijo de un problema y el trabajo para que se sienta comprendido. A partir ahí puede empezar la búsqueda conjunta de soluciones hasta llegar a un acuerdo. Sin embargo Martitegui, recuerda: sólo desde la empatía con nuestros hij@s se puede comenzar una negociación de igual a igual en la que las partes estén dispuestas a perder algo para acabar ganado todos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *